lunes, 13 de febrero de 2012

LA LECTURA MAS CERCANA EN LOS SITIOS MAS LEJANOS



Desde hace muchos años, los burros ostentan el infame baldón de ser el símbolo de la ignorancia. De nada ha valido su reconocida e infatigable entrega por el trabajo, a pesar de ese mérito era el burro quien no sabía nada.


Resulta que en Colombia, el profesor Luis Soriano ha emprendido una aventura intelectual en favor de los niños de los sitios más alejados con admirable tesón. Los niños esperan con anhelo sus historias y cuentos que alimentan su niñez pues podrán carecer de muchas cosas pero no de inocente fantasía.

Luis Soriano es un Quijote del siglo XXI que ha salido por el mundo a “desfacer entuertos, prodigar el bien y evitar el mal”, provisto no de una lanza como arma sino de algo más poderoso que eso UN LIBRO. Y no monta a un macilento Rocinante sino a dos empeñosos burros llamados ALFA y BETO, decididos a borrar para siempre esa innoble fama de ignorantes.

Vaya uno a imaginarse cuanto está sembrando este maestro en el alma de estos niños y jóvenes. Es seguro, como bien dice, que todo lo que bueno que ellos conocen en sus primeros años de vida jamás lo olvidan y lo repiten después en su etapa adulta de alguna u otra manera.

Serán buenos lectores, y serán mejores ciudadanos. Cuando sean adultos abrirán frecuentemente un libro y en cualquier momento de su lectura cruzará por su mente el recuerdo de ALFA y BETO y de su querido maestro anunciando la llegada de tan preciada dotación de mitos, historias y leyendas.

Estamos seguros que se lo contaran a sus nietos y continuarán con el apostolado de incentivar el gusto por la buena lectura. Y todos serán felices alrededor de un libro.

Y el mundo será mejor.

1 comentario: