jueves, 12 de marzo de 2009

CONSEJOS PRACTICOS PARA LOS PADRES SOBRE LA LECTURA

CÓMO LOS PADRES PUEDEN PREPARAR A SUS HIJOS PARA
LEER Y APRENDER DESDE LA INFANCIA
  1. Platique con su bebé desde muy pequeño para que aprenda a hablar y entender el significado de las palabras. Señálele distintos objetos a su alrededor y descríbaselos mientras juegan y hacen sus actividades cotidianas. Un amplio vocabulario le dará a su hijo o hija una gran ventaja al empezar en la escuela.
  2. Léale a su bebé todos los días desde que él cumpla seis meses. Leer y jugar con libros es una manera muy especial de convivir con él. Escuchar las mismas palabras una y otra vez le ayuda a familiarizarse con esas palabras. La lectura es una de las mejores maneras de ayudar a su bebé a aprender.
  3. Use sonidos, canciones, gestos y palabras que rimen para que su bebé aprenda sobre el lenguaje y las distintas maneras en que se utilizan las palabras. Los bebés necesitan escuchar el idioma en vivo de una persona. Para ellos los sonidos en la televisión son sólo ruido.
  4. Señale las palabras impresas en su casa y en otros lugares a donde lleva a su niño, como por ejemplo la tienda. Escuche a su niño tanto como habla con él.
  5. Procure llevar libros infantiles y materiales para escribir cuando salga de su casa. Así su hijo se ocupa y se entretiene con actividades divertidas mientras viajan y van al consultorio del médico o a otras citas.
  6. Establezca un lugar especial tranquilo en su casa donde su hijo pueda leer, escribir y dibujar. Mantenga libros y otros materiales de lectura al alcance de su hijo.
  7. Ayude a su hijo a comprender la importancia de la lectura. Dé un bueno ejemplo a su hijo leyendo libros, periódicos y revistas.
  8. Limite el tiempo y el tipo de programas que usted y su hijo ven en la televisión. Mejor todavía, apague el televisor y pase más tiempo acurrucado al lado de su hijo y leyendo libros con él. El tiempo y la atención que usted le brinda a su hijo no sólo le ayudará a prepararse para el triunfo en la escuela sino que también le beneficiará por el resto de su vida.

Busque bibliotecas y organizaciones comunitarias y basadas en la fe. Estas organizaciones pueden:

  • Ayudarle a encontrar libros apropiados para la edad de su hijo para usar en casa;

  • Sugerirle modos creativos de usar los libros con su hijo y dar otros consejos prácticos para ayudarle a aprender; y

  • Ofrecer actividades educativas y de lectura para los niños durante todo el año.

Texto tomado del folleto impreso por el Departamento de Educación de los Estados Unidos de Norteamérica (Mayo del 2003) en el marco de la ley No Child Left Behind Act of 2001(NCLB), conocida en español como QUE NINGUN NIÑO SE QUEDE ATRÁS .

Esta ley plantea una reforma educativa en el país del norte basada en cuatro principios fundamentales:

. Mayor responsabilidad por los resultados
. Control local y flexibilidad
. Mayores opciones para los padres
. Énfasis en los métodos de enseñanza comprobados y eficaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada